lunes, 20 de septiembre de 2021

XXXIII Ciutat Gegantera de Catalunya

 

Las aglomeraciones de personas que están en un acto público y multitudinario me parecen uno de los mejores lugares para fotografiar.

El poder integrarte cámara en mano en ese nudo de personas que están pendientes de algo, y por lo tanto no de tu cámara, para mi es una delicia que hasta este domingo tenía olvidada a causa de la pandemia.

Pero la situación actual acompañada de las debidas medidas de protección me hicieron aventurarme este domingo aprovechando la celebración en el Parque Municipal Teodor González de Tortosa, del acto de traspaso y recibida del título de XXXIII Ciutat Gegantera de Catalunya.

Fue un dia estupendo con una luz espectacular que espero haber plasmado en mis fotografías.


Espero que os gusten estas imágenes de ese día.







































domingo, 12 de septiembre de 2021

EXPOSICIÓ FOTOGRÀFICA JAZZ PHOTO




Siempre he pensado que la música y la fotografía son dos artes que están interrelacionados, y esa interrelación la encontramos magistralmente en el Jazz.

Los creadores de la Mostra de Jazz de Tortosa lo vieron muy claro, ellos tuvieron la sensibilidad de los fotógrafos que recorremos los conciertos para intentar conseguir plasmar ese instante donde una fotografía es capaz de contar una historia, unos sentimientos, una emoción.

Y este año nos pusimos en marcha para intentar mostrar las imágenes que nos hablaban de Jazz, de música y de luz. 

Yo creo que lo hemos conseguido...

En este primer post os muestro unas imágenes de la inauguración, todas cedidas,  y en un segundo compartiré con vosotros las fotos de la expo y os narraré un par de historias relacionadas con ella.

Por último agradecer, por supuesto a Academic, Maria y Xavi, al Ayuntamiento de Tortosa, gracias por tus palabras Enric, al Museu de Tortosa, que nos prestó uno de sus porches, y a todas esas personas que desde uno u otro puesto han hecho posible esta exposición.




El jazz és com el vent, un vent que ens fa somniar…

Aquesta exposició és la visió que vuit fotògrafs senten en escoltar aquesta música. Sempre han conjugat molt bé el blanc i negre amb el color. Aquesta exposició és una aposta per set punts de vista, uns semblants, altres diferents, però amb un comú: el jazz.

Deixa’ns portar-te a un món ple de llums, moments i sensacions. Sabem que quan contemplis les nostres fotografies seràs còmplice de les nostres mirades. Així comprendràs la bogeria que suposa ser part de la llum que aquella nit il·lumina els artistes i de què nosaltres, privilegiats, us podem fer partícips.



El jazz es como el viento, un viento que nos hace soñar ...

Esta exposición es la visión de que ocho fotógrafos sienten al escuchar esta música. Siempre han conjugado muy bien el blanco y negro con el color. Esta exposición es una apuesta por siete puntos de vista, unos parecidos, otros diferentes, pero con un común: el jazz.

Déjanos llevarte a un mundo lleno de luces, momentos y sensaciones. Sabemos que cuando contemples nuestras fotografías serás cómplice de nuestras miradas. Así comprenderás la locura que supone ser parte de la luz que aquella noche ilumina los artistas y de que nosotros, privilegiados, podemos hacer partícipes.


Comisario exposición: Rafael Ricote

Fotógrafos: Ferran Grau, Joaquin Ismael, Oscar Lanau, Pep Mola, Batiste Pla, Rafael Ricote, Ernest Sese, Vicent Pellicer.


Fotos cedidas...

















 

Torre fortaleza de Sant Jordi de Alfama


Es una fortaleza de defensa construida en la primera mitad del siglo XVIII en el golfo de San Jorge, término de La Ametlla de Mar.   

Situada al borde de una antigua vía romana, la primera noticia sobre el lugar data del siglo XIII (1201), cuando Pedro II de Aragón y Ramón de Montcada construyeran un convento y un hospital, en honor a Dios y a san Jorge, dependiendo de la iglesia de Tortosa. Este grupo de religiosos se organizó en orden militar, la de San Jorge de Alfama, reconocida por el papa en 1373. 

Su intención era la de repoblar la extensa zona desértica que separaba Tortosa del resto de Cataluña y a su vez proteger la costa de los ataques marítimos de la piratería. 

El siglo XIV fue la época de mayor prosperidad de la orden. Hacia el 1400 la orden de San Jorge se incorporó a la de Santa María de Montesa, que a finales del mismo siglo abandonó la fortaleza. Esta permaneció bajo la jurisdicción de Tortosa. 

El lugar quedó reducido a priorato. Sin embargo, en el año 1575 y después de un pleito, la orden de Montesa recuperó el control del castillo de Alfama y un año más tarde era restaurado el priorato. En 1650, con la Guerra dels Segadors el lugar fue bombardeado y quedó reducido a escombros.

La reorganización de las defensas costeras, en los últimos tiempos del siglo XVII y el inicio del XVIII, supuso la reedificación del conjunto. Este nuevo fortín marítimo fue edificado entre 1732 y 1733 con el objetivo de vigilar rutas marítimas, durante el reinado de Felipe V de Castilla.  

En 1985 se realizó una campaña de restauración y conservación, subvencionada por el Departamento de Cultura de la Generalitat.