viernes, 23 de agosto de 2013

Mary

La otra tarde paseando por Peñiscola me decías que no sabias cuantos viajes mas aguantarías a Tortosa, me explicaste que cada vez te cuesta mas moverte de tu amado Paris para volver aquí, a la tierra donde naciste….

Nuestro encuentro, a pesar de ser tardío, ha vivido la intensidad de la primavera, recorrer estas ultimas navidades Paris a tu lado, ver como te deshacías en atenciones con nosotros…. fue maravilloso.

Pero ya se que la edad no perdona, que aunque se lleven muy bien los años, como los llevas tu, te impedirán un día, espero que muy lejano, seguir con tus esperadas visitas.

Esta mañana leyendo la ultima entrada de tu blog he estado pensando en lo cruel que es la vida con algunos de nosotros y sin embargo, pasados unos años, de esos recuerdos solo perviven los buenos. 
Tenemos la habilidad de olvidar los malos momentos y de magnificar los buenos. De no ser así ¿que seria de nosotros? ¿que seria de nuestra vida? Y ¿como podríamos levantarnos cada mañana y seguir viviendo?

Tu sabes mas de estas preguntas que cualquiera de nosotros, pero yo se que cuando miras atrás e intentas encontrar tus recuerdos de la vida sabes y sabrás siempre que por muchas cosas que hayas pasado, sufrido y disfrutado eres un ángel llegado a la tierra para disfrute de los que nos consideramos tus amigos.

A veces, cuando estoy cerca de ti te imagino hace unos cuantos años en Paris. Aquella joven y luchadora Mary andando bajo el frio y húmedo invierno y con esa luz que tienes desde siempre en tus ojos, desafiante y a la vez frágil y vencedora, lejos de tu familia pero llena de ilusiones y de amor, de esas ilusiones que nos contagias hoy a los que te queremos.

Sigue así Mary, eres como la luz que nos guía en esta terrible vida que, a nuestra edad, aun no sabemos comprender.



miércoles, 14 de agosto de 2013

El mar

¿Quién alguna vez no se ha parado a mirar el mar?, ¿Quién no ha dejado volar la imaginación, al menos por unos segundos, contemplándolo?

El maravilloso rumor de las olas rompiendo tiene la habilidad de transportarnos a otro mundo, al mundo del pensamiento, de las ideas y de los porqués.

Al contemplarlo nuestra vista huye mucho más allá del infinito, intentamos buscar allí, al final del horizonte todo lo que no encontramos habitualmente, creemos adivinar ese fin que nunca aparece y que se confunde, una y otra vez, con el comienzo del horizonte.

Amo el mar, y lo amo tanto porque no nací a su lado, recuerdo hace ya muchos años, la emoción que sentía al adivinarlo en el horizonte algunos veranos, aquella espectacular masa azul que me cautivaba una y otra vez.


Ahora que vivo más cerca de él y que lo veo mucho más a menudo, no me gustaría olvidar aquella maravillosa sensación, te amo mar  y te amo tan profundamente como son profundas tus aguas…



lunes, 5 de agosto de 2013

TEMPS DE TERRA

A medio camino entre Amposta, Tortosa y Sant Carles de la Rapita e inmersa en plena terra alta de Amposta se encuentra una de esas sorpresas a las que no estamos acostumbrados encontrar hoy en día.

El paraje tiene el nombre de Finca de Cabiscol. Allí podemos encontrar, en medio de un paraje se serena belleza mediterránea una forma de aprovechamiento natural de los géneros que nos ofrece la naturaleza.

En medio de un campo de hortalizas y frutales podemos encontrar una ganadería, una tienda de productos ecológicos y un restaurante que se nutren de sus propios ingredientes naturales.

También cuenta con un área de juegos y esparcimiento donde se organizan otras actividades, el pasado sábado, por ejemplo, organizaron un mercadillo de artesanía y productos de la tierra amenizados por bandas locales.

Os animo a que lo visitéis un fin de semana para que podáis disfrutar de este espacio natural, os lo recomiendo.

Si queréis visitar su pagina web: http://www.tempsdeterra.com/blog/tag/amposta/



















domingo, 4 de agosto de 2013

¿Quien dijo que ese paseo en Llaud iba a ser monótono y aburrido?

¿Quien dijo que ese paseo en Llaüt iba a ser monótono y aburrido? Desde antes de subir ya surgió un nexo entro los dos ¿vas a hacer las fotos al paisaje de siempre? Yo merezco algo mejor – me dijo. No te preocupes, te contentare.

Y ya sobre él empecé a encontrar detalles. Fue sencillo ya que el resto de los marinos estaban concentrados en las indicaciones de la guía y yo podía moverme a mi antojo.

Finalmente, aquel viaje que pensaba tedioso se convirtió en un ejercicio, que debes tu ahora decirme si supere.

Bienvenidos al Llaüt de Benifallet.














jueves, 1 de agosto de 2013

Ya desde pequeño

Ya desde pequeño tenia gran habilidad en aislarme y soñar despierto. Primero fué imaginar el resto de mi vida, lo que llegaría a ser, la persona o personas que estarían a mi lado. Me imaginaba resolviendo problemas, asumiendo responsabilidades.

Después la vida me fue enseñando que las personas somos lo que las circunstancias y la misma vida nos obligan. Aquellos sueños me despiertan ahora la nostalgia de un mundo que en aquel momento para mí fué terrible y que ahora, visto desde el transcurrir de los años se me antoja maravilloso.

Aquel soñador empedernido que tenia la maravillosa facultad de soñar despierto, que se imaginaba como tendría rendida a sus pies a la mujer que amara, que se veía a cargo de todo y resolviendo todo, ahora, al cumplir medio centenar de años le asusta mirar hacia atrás y pararse a pensar que ha podido defraudar al niño de su infancia.

Sé que todos nosotros buscamos tarde o temprano a ese niño que conservamos en nuestro interior, pero hoy el notar su presencia dentro de mi me incomoda. Se que él podría preguntarme por aquellos sueños de juventud y también sé que yo no sabría qué contestarle.

Me da tanto miedo defraudarlo que por ello invento absurdas excusas sobre las circunstancias de la vida que me han obligado a estar donde estoy, pero sé que no le puedo engañar y que nunca le podré ocultar mi más pequeño secreto, mi vida…